Ceuta Deportiva arrow Noticias arrow Polideportivo

Mohamed Marhoum: "Dejé todo en Ceuta y arriesgué por el deporte"

IMG_9399-converted-600x350Mohamed Marhoum ha explicado en una entrevista, en el diario AS, cómo cruzó la frontera que separa Marruecos de Ceuta para buscar una vida mejor y poder ayudar a su familia, sus primeros pasos en el atletismo cuando despuntó en la San Silvestre de 2007 y su nacionalización para poder correr con la selección española. Marhoum asegura que "lo mío no fue por vía rápida, no me considero un nacionalizado exprés".

Mohamed Marhoum recuerda que sólo tenía 11 años cuando por primera vez cruzó junto a su hermano desde Marruecos a Ceuta. “Estaba jugando con Bilal en mi barrio y fuimos al Paso de Benzú para sacar bultos de mercancía”, cuenta. “Pero anocheció, tenía miedo, no podía aguantar lejos de la familia”. Y regresó a casa... hasta que meses después se puso a nadar en la frontera, pasó y se quedó. Ahora es la novedad en la lista de la selección para los Europeos de cross en Belgrado (8 de diciembre), gracias a sus actuaciones en Soria y Atapuerca.

“Desde muy pequeño -cuenta en el diario AS- tuve que buscarme la vida”, asegura Marhoum, que fue tutelado en Ceuta (“hice graduado escolar y un módulo de cocina”). Vivió en un piso de acogida donde “era como Maldini”. “Me sabía las plantillas de todos los equipos de fútbol de África. Luego jugando no era tan bueno”, bromea Marhoum, que en 2007 corrió la San Silvestre ceutí y llegó con los mejores. “Era mi primer contacto con el atletismo”.

BaFOyNtIYAESvuBA partir de ahí, las cosas fueron muy rápido. Marhoum dominó todas las pruebas atléticas en la ciudad autónoma y ganó el Campeonato Escolar de cross en Toro hasta que decidió probar suerte en la Península. “Dejé todo en Ceuta y arriesgué por el deporte”. Dos años después, Luis Miguel Landa lo llevó a la Blume, donde cambió “física y mentalmente”. “Antes era débil, enfermizo...", sostiene.

"No soy un nacionalizado exprés"

Al mismo tiempo sus abogados pidieron la nacionalidad, que llegó en 2011, doce años después de entrar en Ceuta. “Lo mío no fue por vía rápida. No me considero un nacionalizado exprés. Me siento español, aunque estoy orgulloso de mis raíces y de ser árabe. Cuando hago amigos me da igual de donde sea sean. Valoro la personalidad”.

Mohamed ha encontrado en Madrid a Fernando Seoane Pampín, un dentista mecenas del atletismo, que es “un segundo padre”. “En 2011, me salía todo mal, me lesioné, no tenía confianza...”. Casi abandona, y ahí apareció el altruista médico que le “ayudó en lo económico y lo psicológico”. “Es la mejor persona que conozco”, dice Marhoum, que irá al Europeo “de tapado”. “Es mi primera internacionalidad y quiero hacerlo bien”. Animándole estarán el dentista en Madrid, su gente de Ceuta, la familia en Marruecos (“le mando dinero”) y su hermano Bilal, ahora atleta, el que le llamó emocionado cuando le vio batirse con kenianos y etíopes en Atapuerca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.