Ceuta Deportiva arrow Noticias arrow Opinión

Guillermo Molina se ha ganado el derecho a terminar su carrera con Italia

Guillermo Molina

Guillermo Molina lleva 11 años jugando en Italia y ha formado una familia en este país

La decisión de Guillermo Molina de jugar con la selección italiana de waterpolo no debería ser motivo de controversia ni polémica, y menos en la ciudad que lo vio nacer. El extraordinario jugador, con importantes vínculos personales y deportivos con el país transalpino, se ha ganado el derecho a adoptar esta decisión después de 15 años defendiendo los colores de España.

Guillermo lo ha dado todo por su país desde que Joan Jané lo llamó con 17 años y se proclamó campeón del mundo en Fukuoka (Japón). Ha participado en Europeos, Mundiales y en cuatro Juegos Olímpicos con la máxima ambición e implicación estuviera más o menos cómodo con el seleccionador o de acuerdo con la Federación Española de Natación para impulsar el waterpolo.

Molina decidió marcharse a Italia porque este país le daba la posibilidad de ganarse la vida jugando al waterpolo, algo que en España resulta muy complicado, casi imposible. También quería conquistar la Euroliga de clubes con el todopoderoso Pro Recco, el club en el que milita en la actualidad en una segunda etapa, con el que ganó en dos ocasiones el preciado trofeo. En el país transalpino lleva viviendo 11 años, conoció a su mujer, han nacido sus hijos y se siente querido y valorado. Ha echado raíces y ha encaminado su vida, hasta el punto que en su última visita a Ceuta ya dijo que veía más factible entrenar en Italia que en España cuando decida colgar el gorro con el número 5.

En la recta final de su carrera, está a punto de cumplir 34 años, el seleccionador italiano lo llamó para disputar la Europa Cup (era seleccionable desde el 21 de agosto de 2017) y decidió dar un paso que no ha sido nada fácil porque han sido muchos años, desde el 2001 al 2016, jugando en el combinado nacional todas las competiciones internacionales posibles, no se recuerda que faltara a una cita, enlazando una temporada con otra con muy pocos días de vacaciones.

En ‘Ceuta Deportiva’ el jugador ceutí ha explicado abiertamente sus razones para jugar con Italia y ha dejado claro que sigue siendo español y caballa. Nadie en esta ciudad puede poner en duda sus sentimientos y lo más importante los hechos demuestran el compromiso con la ciudad en la que nació, empezó a nadar y a jugar al waterpolo.

Siempre que sus compromisos se lo han permitido ha viajado a Ceuta para estar con los suyos. Si el CN Caballa, le ha pedido hacer una visita a su piscina en la calle Independencia, junto a la playa La Ribera, para explicar sus vivencias a los niños o entrenar a un grupo de jóvenes, lo ha hecho pese a encontrarse disfrutando de unos días de descanso, su predisposición siempre ha sido máxima. Y lo mismo se puede decir cuando sus paisanos lo han visto por la calle y lo han parado para hacerse una foto o interesarse por su carrera.

Guillermo Molina es un referente del deporte español, un ejemplo a seguir para los que se inician en la modalidad del waterpolo, y es comprensible que después de 11 años viviendo en Italia y haberse entregado en cuerpo y alma a la selección española, haya decidido defender al país que “no sólo me ha dado una oportunidad deportiva, sino una familia”.

A diferencia de otros deportes, la reglamentación en el waterpolo permite defender los colores de dos selecciones, algo que también ha hecho Xavi García al jugar los últimos años con Croacia y colgarse en los Juegos de Río la medalla que falta en el palmarés del jugador ceutí, que en Atenas, Pekín, Londres y Río de Janeiro vio como España caía eliminada en el maldito cruce de cuartos de final.

Comentarios (3)

Ceuta Deportiva no se hace responsable de los comentarios que aquí realicen sus visitantes. Este medio se reserva el derecho a modificar o eliminar, sin previo aviso, aquellos comentarios que considere ofensivos o inadecuados.

  1. Totalmente en desacuerdo: tendrá derecho a jugar con Italia, y por eso juega legalmente. Pero me parece que si es capaz de defender a cualquier país sólo se le puede llamar “profesional”, no otra cosa. Lo que genera controversia son los sentimientos, y este chico lo que ha hecho es tirarlos por la borda… Que juegue con Italia o con quien pueda, perfecto, pero desde luego no podrá decir que lo dió todo por “su país”, lo dará todo por quien se lo ofrezca y eso para mi es una vergüenza porque un país no es un club…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.