Ceuta Deportiva arrow Noticias arrow Fútbol

Un 'pirómano' llamado Orenga

dominguezgAcabo de sentarme delante del ordenador de unos amigos en cuya casa asistí anoche a una de las mayores decepciones o reveses que jamás me haya producido un acontecimiento deportivo. Todavía no logro sobreponerme al enorme impacto que me estalló en mi butaca como una bomba de racimo. No me lo podía creer. La mejor selección española de todos los tiempos expulsada de 'su' mundial por un grupo de entusiastas jugadores franceses que ni siquiera tuvo que ejecutar un gran partido para tumbar a la desconocida selección conducida por un mermado Pau Gasol, único aprobado de nuestro desconocido combinado nacional.

Me precio de ser un gran aficionado a un deporte que es capaz hasta de brindarnos el bochornoso espectáculo de ayer, así es su grandeza y su miseria. No puedo encajar como opinión objetiva que Francia, en este campeonato, haya sido o sea mejor que España. Y, más aún, sin su gran estrella Tony Parker. Los galos supieron aprovechar una oportunidad que se les brindó cómo si de un extraordinario sueño se hubiese tratado. Si Francia perdió numerosos balones, se desenvolvió por la pista de manera ramplona, falló numerosos ataques, etc., mucho peor lo hizo el equipo, espero que hasta ayer, de Juanan Orenga.

Es verdad que un mal día lo puede tener cualquiera, aunque a nadie se nos hubiese pasado ni por el cuero cabelludo lo visto anoche en el Palacio de los Deportes de Madrid. Y tampoco eso, fue un mal sueño aunque se nos mostrase como la peor de las pesadillas. Una selección con tiradores como Navarro, Rudy, Llul, el Chacho... o con el juego interior que habían venido desplegando los Gasol o, menos, Ibaka... extraordinarios directores de orquesta como Riky, Calderón o el propio Chacho, anoche sufrieron una pájara colectiva de la que solo se libró el que siempre está. El de las duras y las maduras, el que incluso evidentemente mermado en su condición física, logró salvarse de la quema: Pau Gasol.

orenga11Y, sin lugar a ningún género de dudas, en esa quema hubo un pirómano señalado por, no sólo todos los aficionados españoles, si no, incluso, por los más atrevidos jugadores que de manera velada, supongo que por respeto y algo de aprecio, le señalaron: Juan Antonio Orenga. Desde ayer el peor seleccionador que ha tenido el baloncesto nacional, y en concreto su selección, a lo largo de la historia. Todos teníamos recetas para el proceso patológico que le sobrevino a España. Todos citamos palabras como rotación, marcaje, tranquilidad y buena selección de tiro...No, Orenga a lo suyo. Es decir, a NADA. ¿No se daba cuenta que tenía sentado al gran Felipe Reyes? ¿No vio cómo partido tras partido terminó por achicharrar a Ibaka? ¿Acaso no sabe que cuando un jugador no da una hay que sentarle por muy poco que te gusten sus recambios? Frustrante. Descaradamente frustrante.

Y cuando te vas a la cama y compruebas que las redes sociales (opinión democrática dónde las haya) son un clamor popular pidiendo la cabeza de Orenga, en sentido figurado (que nadie piense que invoco a algún salvaje de esos del EI) coge el señor José Ramón de la Morena, en la SER, y emulando al monstruo que le creó, José María García, impide a su infantería periodística expresar con soltura la misma opinión que compartimos todos. Como un absoluto cretino, dando muestras de que algún lazo afectivo, o vete tú a saber qué, debe unirle con el presidente de la Federación Española de Baloncesto o con el propio Orenga, desoyendo las opiniones de dos excelentes periodistas expertos en baloncesto de la cadena, Pacojó y Feixó, en tono casi amenazante, llega a cambiarles el discurso opinativo mientras Segurola en Onda Cero, por citar a uno, o Xuancar en la Cope lo tienen tan claro como todos: Orenga nos ha echado de nuestro Mundial. Ahora toca echarle a él.

meta-tags Etiquetas: .