Ceuta Deportiva arrow Noticias arrow Polideportivo

(8-7) España se impone a Rumanía y logra el pasaporte para el Mundial de Kazan

espana26

Los jugadores españoles, con Guillermo Molina en el centro, celebrando su clasificación para el Mundial / Foto: RFEN

La selección española masculina de waterpolo, capitaneada por el ceutí Guillermo Molina, se ha clasificado para el Campeonato de Mundo que se disputará el año que viene en Kazan (Rusia) tras imponerse este sábado a Rumanía por 8-7 (3-1, 1-3, 2-1 y 2-2) en el partido por el séptimo puesto del Campeonato de Europa de Budapest, en el que estaba en juego la única plaza vacante para la cita mundialista. Pese a su discreta actuación, España ha conseguido salvar los muebles en el Europeo.

La selección nacional ha vencido en un durísimo partido, de muchos nervios, en que los nuestros supieron sobreponerse a las circunstancias para hacerse con una victoria que su técnico había catalogado como la “primera final de 2015". Xavi García, con tres tantos, fue el máximo realizador español.

Gol de Guillermo Molina

Buen aspecto en las gradas para presenciar el compromiso a vida o muerte de España y Rumanía. La selección española ha arrancado muy bien. Muy sólida e intensa en defensa, y con un ataque ordenado. No ha tenido inconveniente para sobreponerse al gol inicial de Diaconu con un parcial de 3-0, con dianas de Albert Español, Marc Roca y Guillermo Molina.

España parecía encarrilar bien el encuentro, aunque lo hacía con la insistencia de su técnico durante la preparación táctica en la previsión de un choque duro bien presente.

Empate al descanso

Lo ha podido constatar en el segundo período. Los rumanos han subido un plus de agresividad en su defensa, y tras adelantarse con 4-2 gracias al primero de los tres de Xavi García, ha llegado el minuto negro de los nuestros en el partido. Alexandru Ghiban ha enviado al fondo de la red el 4-3, y con 8 segundos por jugar, un tiempo muerto mal reclamado por Gabi Hernández ha sido castigado por los árbitros con un lanzamiento de penalti, que el capitán rumano, Cosmin Radu, ha convertido en el 4-4.

La épica empezaba a sombrear el partido al tiempo que las grises nubes de tormenta abandonaban la Isla Margarita. En el inicio de la tercera parte, Xavi García ha recuperado la ventaja con un prodigioso lanzamiento.

España se encomendaba a su rocosa defensa una vez más, que nada ha podido hacer para evitar el tanto de Tiberiu Negrean, que devolvía la igualada a cinco dianas poco después.

Los dos equipos se han enzarzado entonces en una constante sucesión de ataques sin premio, causa en gran medida de ambas defensas y de Iñaki Aguilar, autor de un gran partido. La racha que se ha prolongado durante cuatro minutos, el tiempo que ha tardado Albert Español en firmar su segundo del encuentro. 6-5. Este gol ha costado, por cierto, la expulsión con sustitución a Fran Fernánde z y Alexandru Ghiban por encararse, actitud antideportiva castigada por los árbitros con la tarjeta roja.

Con el 6-5, Rumanía ha dispuesto de una jugada de hombre de más para tentar la igualada, pero Xavi García, providencial en la recuperación, ha lanzado la contra española, provocando además la falta personal de Tiberiu Negrean.

Con el balón de nuevo en juego, Negrean ha obstaculizado a un atacante español durante su entrada en la zona de expulsión, lo que ha sido sancionado con un penalti y su tercera falta. La selección española tenía cerca la recuperación del +2, pero el meta Stoenescu ha salvado el choque con la cabeza, cerrando de este modo el tercer cuarto con mínima ventaja para los nuestros.

En los ocho minutos definitivos, dos paradas de Iñaki Aguilar han franqueado el posible empate a siete rumano, mientras España, en su primer ataque real del período, ha visto como Alberto Munarriz, tras un amago de pase, lanzaba un potente derechazo al fondo de la red (7-5).

Sudada victoria

España volvía a respirar, pero no tardaría en descubrir cuánto sudor costaría la victoria. El colegiado serbio (por cierto, insólita coincidencia de nacionalidades con el técnico rumano) ha cosido a expulsiones a nuestros defensores de boya, viendo Marc Roca la tercera falta con 4´27" por jugar. En esa misma acción, Alex Popoviciu ha vuelto a situar a los suyos a un tanto de distancia. En la siguiente opción atacante española, Blai Mallarach ha rozado el gol con un rápido remate con la zurda marca de la casa, estrellando el balón con un defensor. Xavi García ha recogido el rebote y, tras fintar el pase, ha enviado al fondo de la red su tercero y providencial gol (8-6).

Un minuto después, un nuevo hombre de más rival ha llegado asociado al tercer tanto de Cosmin Radu, y a 2´27", los rumanos han gozado de la opción más clara para empatar. En una doble expulsión, Iñaki Aguilar ha sacado una mano para detener el empate. España ha controlado entonces los nervios para contener el 8-7 final, una victoria providencial en la primera final de 2015, la que da acceso al Campeonato del Mundo de Kazán. La selección regresará a casa el próximo lunes para iniciar unas merecidas vacaciones.

Información: C. Mestres (Comunicación RFEN Budapest).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.