Ceuta Deportiva arrow Noticias arrow Fútbol Sala

La AJFS analiza las complicaciones para la disputa de la Segunda por el COVID-19

Los jugadores ven complicada la disputa de la Liga de Segunda por la crisis sanitaria

Los jugadores ven complicada la disputa de la Liga de Segunda por la crisis sanitaria

La Asociación de Jugadores de Fútbol Sala (AJFS) ha mantenido una reunión con los  capitanes de los equipos de Segunda División de fútbol sala, en la que milita la UA Ceutí FS, en la que han tratado distintos asuntos relacionados con la disputa de la próxima temporada y las complicaciones que se presentan debido a la crisis sanitaria del coronavirus.

Según la AJFS, la prioridad es “salvar la competición profesional de fútbol sala, que viene descrita en los Reglamentos de la RFEF como profesionalizada y que engloba a los clubes de Primera y Segunda División masculina y de Primera División Femenina”.

No obstante, el presidente de la AJFS ha indicado que “la realidad es que, aunque no nos guste, la evolución actual del COVID-19, unida a la falta de estructura y funcionamiento profesional de la mayoría de los clubes (debido, eso sí, a la falta de recursos) y de dedicación profesional de los jugadores que militan en Segunda División, complica la disputa de la competición en esta categoría”.

Desde la AJFS se tiene la sensación de que no se había tomado la debida conciencia de la gravedad de la situación, especialmente desde el punto de vista sanitario. Se recordó en la reunión que el protocolo de actuación para la práctica del deporte federado, continúa siendo, de momento, el Protocolo Básico de Actuación para la vuelta a los entrenamientos y el reinicio de las competiciones federadas y profesionales dictado por el Consejo Superior de Deportes en fecha 6 de mayo de 2020. Se puso de manifiesto que el Protocolo del CSD contiene unas exigencias mínimas para el desarrollo de la competición muy exigente, tanto para los clubes como para los jugadores. La AJFS y los capitanes de los equipos coincidieron en que era muy importante que los jugadores fueran “tremendamente responsables” en su comportamiento, tanto dentro del vestuario como fuera del mismo, en su vida diaria, dado que la gran mayoría trabaja, reduciendo lo máximo posible su vida social y cumpliendo escrupulosamente todas las recomendaciones sanitarias.

Test semanales

Los jugadores de fútbol sala de Segunda División coincidieron con sus compañeros de Primera en que era “absolutamente imprescindible” la realización de test semanales, que deberán efectuarse uno o dos días antes de la celebración de cada partido a fin de proteger la salud de los deportistas profesionales, especialmente, en el momento anterior a la disputa de cada encuentro, garantizando que todos los jugadores participantes estén libres de COVID-19. Los capitanes de Segunda División coincidieron en que, si sanitariamente era posible, era mejor realizar test rápidos que, debido a su menor coste, eran más asequibles para los clubes, y en caso de que hubiera un positivo, entonces sí sería necesario que el jugador pasara un test PCR para garantizar veracidad del resultado del test primeramente realizado.

Los jugadores de Segunda, al igual que los de Primera, se manifestaron dispuestos a iniciar los entrenamientos y a disputar el campeonato nacional de Liga regular siempre que se den las condiciones mínimas de seguridad e higiene en el trabajo, entre ellas la realización de los test. Lamentaron no tener un protocolo ante posibles positivos, entre otras situaciones que pudieran presentarse.

Salvo cláusulas específicas, los contratos en vigor deben cumplirse. No obstante, se les informó de que en caso de suspenderse o no celebrarse la competición los clubes podrán rescindir, suspender o reducir la duración de los contratos en vigor debiendo acudir para ello a los procedimientos legales que fija la ley.

Dos grupos por proximidad geográfica

Los capitanes de los equipos de Segunda se mostraron críticos con el formato de competición existente. Dejaron constancia de que la mayoría de los jugadores de los equipos no podían, por sus trabajos, jugar partidos entresemana y manifestaron que, de manera excepcional y debido a la situación existente, sería más conveniente que la próxima temporada en lugar de un solo grupo hubiera dos. También indicaron que, si finalmente se jugara entresemana, se haga por proximidad geográfica. Por otro lado, esta solución permitiría que la competición tuviera una duración de nueve meses que, al parecer, es el deseo de los clubes de la categoría a fin de que no se encarezca el presupuesto.

La AJFS indica que el inicio de la competición dependía y sigue dependiendo del Consejo Superior de Deportes, que es quien debe regular las condiciones sanitarias que deben cumplir jugadores y clubes para llevar a cabo la práctica deportiva. La AJFS va a solicitar al CSD que publique lo antes posible el nuevo Protocolo de Actuación que regule las condiciones sanitarias que deben seguirse para la práctica deportiva, de manera que la RFEF pueda fijar definitivamente la fecha de celebración de las competiciones de fútbol sala en Primera y Segunda División.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.