Ceuta Deportiva arrow Noticias arrow Polideportivo

Guillermo Molina suma siete metales con el equipo nacional con la plata de Mersin

Guillermo Molina sigue engordando su gran palmarés como jugador de waterpolo. Con la medalla de plata conseguida en los Juegos del Mediterráneo de Mersin, el jugador ceutí ya suma siete metales (tres oros, dos platas y dos bronces) con el equipo nacional. A Molina, que tiene 29 años y totaliza 294 internacionalidades, sólo le falta una medalla en unos Juegos Olímpicos después de participar en Atenas'04, Beijing'08 y Londres'12 donde la selección española cayó en el decisivo cruce de cuartos y debió conformarse con un diploma.

Guillermo Molina regresó al equipo nacional a finales del mes de marzo para disputar los dos últimos partidos de fase de grupos de la Liga Mundial de waterpolo. Con el equipo español ya sin opciones de acceder a la fase final, en la que Serbia (el equipo que apeó a España) consiguió la medalla de oro, Rafa Aguilar empezó a preparar el gran objetivo del 2013, el Campeonato del Mundo de Barcelona que se disputará del 19 de julio al 4 de agosto.

El waterpolista ceutí, que disputó el pasado verano sus terceros Juegos Olímpicos consecutivos con la amarga experiencia de quedarse de nuevo fuera de la lucha por las medallas tras perder el crucial cruce de cuartos, cambió de club esta temporada al pasar del todopoderoso Pro Recco al Florencia donde es el jugador franquicia y ha conseguido llegar a la final de la Euro Cup, además del tercer puesto en la Liga italiana.

Molina está centrado ahora en el equipo nacional y en llegar en las mejores condiciones posibles al Mundial de Barcelona, donde es consciente de que las medallas estarán muy caras. Para preparar esta cita, el equipo español participó en los Juegos del Mediterráneo de Mersin donde se colgó la medalla de plata tras caer en la final con Croacia. El jugador ceutí ha conquistado tres metales en los Juegos del Mediterráneo porque se colgó el oro en Túnez 2011 cuando tan solo tenía 17 años y volvió a subirse a lo más alto del podio en Almería 2005 cuando su rol era mucho más importante.

Metales en Mundiales y Europeos

En el 2001, además del oro en Túnez, la selección española se proclamó campeona del mundo en Fukuoka. Guillermo era el benjamín del equipo español, pero ya apuntaba alto. En los Mundiales de Melbourne 2007 y Roma 2009, Molina no solo se subió al podio sino que brilló con luz propia. En Australia el equipo español quedó tercero y el jugador caballa fue nombrado MVP (el jugador más valioso) de aquel Mundial, algo que no suele ocurrir porque el mejor jugador 'sale' del equipo campeón. Dos años después España consiguió su última medalla en Roma donde alcanzó la plata. En su palmarés también figura la medalla de bronce en el Europeo de Belgrado 2006.

La selección española, que se ha rejuvenecido con la entrada de nuevos valores y ha cambiado su estilo de juego al prescindir del boya clásico, quiere pelear en Barcelona'13 por los metales, pero el camino será muy duro. Las selecciones balcánicas (Serbia, Croacia y Montenegro) y Hungría mandan en el concierto mundial, pero los españoles juegan en casa e intentarán aprovechar ese plus. Guillermo ya no es el jugador que asume la responsabilidad en el ataque estático y se codea con los mejores goleadores. En plena madurez aporta su gran experiencia y genera juego para sus compañeros dando asistencias.

El ceutí es ambicioso y quiere una medalla en Barcelona, pero no se obsesiona. De Río'16 no quiere hablar, queda lejos, muy lejos. Una medalla en unos Juegos sería el colofón a una carrera extraordinaria, pero si no llega tendrá que aceptarlo y quedarse con todo lo que ha conseguido en el waterpolo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.